Computadoras sin sistema operativo


El Globalisation Institute, un influyente think tank independiente con sede en Bruselas, ha emitido un informe
claro y conciso para la Comisión Europea, de lectura bastante
recomendable, en el que recomienda la prohibición de la venta conjunta
de ordenadores y sistemas operativos (vía Slashdot).

En
el informe se pone de manifiesto cómo la venta conjunta de ordenadores
con sistemas operativos preinstalados va en contra del interés común e
impide de facto la competencia con otros sistemas operativos
alternativos, convirtiéndose así en un freno de cara al progreso
tecnológico.

El sistema operativo es el único componente del ordenador en
el que los fabricantes y los clientes no cuentan con verdaderas
alternativas, lo que lo convierte en un monopolio antinatural: en
procesadores, Intel compite con AMD. En memorias, existe una amplia
variedad de fabricantes. En discos duros, Seagate compite con Western
Digital o Hitachi… En el sistema operativo, en cambio, el cliente medio
que entra en una tienda a adquirir un ordenador, no tiene prácticamente
otra alternativa más que pagar por Microsoft Windows, dando lugar a un
monopolio que impide una competencia real de la que el mercado debería
beneficiarse.

El informe resalta la no existencia de alternativas significativas para ordenadores estándar:

“There is no meaningful competition between operating systems for
commodity computers. Microsoft’s dominant position is not in the public
interest. It limits the market and has slowed technical development to
the prejudice of consumers (…) The Windows monopoly imposes an extra
cost on virtually every EU business, as the price of operating systems
would drop in a more competitive market. Moreover, there are other
costs: some argue that support costs are higher for Windows than other
operating systems, particularly when one considers security
vulnerabilities that have plagued Windows systems. Encouraging
competition would help EU businesses, lowering their costs.”

“No existe una competencia significativa entre sistemas operativos
en ordenadores estándar. La posición dominante de Microsoft no favorece
el interés del público. Limita el mercado y ha retrasado el desarrollo
tecnológico en perjuicio de los consumidores (…) El monopolio de
Windows impone un coste extra en cada una de las empresas europeas,
puesto que el precio de los sistemas operativos sería más bajo en un
mercado competitivo. Además, existen otros costes: algunos sostienen
que los costes de soporte son más elevados en Windows que en otros
sistemas operativos, particularmente cuando se consideran las
vulnerabilidades de seguridad que han plagado los sistemas Windows.
Promover la competencia ayudaría a las empresas europeas, disminuyendo
sus costes.”

Las diferentes opciones para llevar a cabo la acción de separación
acarrean, sin embargo, problemas operativos: que los fabricantes
propongan una gama de opciones, por ejemplo, aunque adecuada para la
venta a través de Internet, choca con la logística de la distribución,
que no podría almacenar todas las opciones. La posibilidad de dar la
opción de mantener Windows en el primer arranque acompañada de un
descuento posterior si el cliente decide desinstalarlo parece
burocrática y arbitraria en la determinación del descuento. La opción
recomendada, por tanto, es la venta separada de ordenador y sistema
operativos, acompañada de los correspondientes discos de instalación
con los diferentes drivers necesarios, lo que provocaría que los
fabricantes compitiesen en ofrecer un número amplio de opciones, en
lugar de simplemente etiquetarse como “compatibles con Windows”. El
argumento de que este sistema favorece la piratería se ve
contrarrestado por la existencia de sistemas de activación por software
que impiden la instalación de un sistema operativo en múltiples
máquinas, un sistema que Microsoft ya utiliza y que ha funcionado
perfectamente en casos como los de Adobe o Symantec.

El informe es la iniciativa más fuerte proveniente de un think
tank independiente y respetado, en el sentido de luchar contra las
estrategias anticompetitivas basadas en bundling de Microsoft. Las
conclusiones apuntan que durante más de veinte años, Microsoft ha
disfrutado de un monopolio en el mercado de los sistemas operativos,
que el Comisionado para la Competencia en la Unión Europea ha expresado
su interés por ver una mayor competencia en este segmento, y que la
medida propuesta podría conseguirla, dando lugar así a un mercado más
competitivo, mayores posibilidades de elección para el cliente, y
precios más reducidos.

Fuente: enriquedans.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Computación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s